Preguntas Frecuentes

Aquí encontrarás respuesta a las preguntas más habituales que recibimos. Te recomendamos consultar esta página siempre que tengas alguna duda.
preguntas-collage-sindicato
Título

Las mascarillas pueden considerarse una medida de Salud Pública. De otra manera no tienen sentido.

Las medidas de Salud Pública deben estar coordinadas por la Autoridad Sanitaria y deben cumplir con los requisitos que establece la Ley 33/2011 General de Salud Pública.

Toda norma que no cumpla con los requisitos generales de la Ley 33/2011 General de Salud Pública, es nula de pleno derecho.

Por lo tanto, la obligación del uso de mascarillas es absolutamente ilegal, porque ninguna de las normas que imponen el uso de mascarillas obedece a la Ley 33/2011 General de Salud Pública, ni a los Principios Generales del Derecho ni a los principios de ponderación constitucional de racionalidad y proporcionalidad. 

Directamente no les lleven con mascarilla.

El Colegio no les puede obligar a usar mascarilla.

El Colegio podrá tomar una determinación formal y abrir expediente donde tendrá que explicar qué norma pretende imponer y en base a qué ley.

Esa determinación formal debe estar escrita y firmada por una autoridad escolar o sanitaria, debe tener pie de recurso y es el primer paso para solucionar este problema ante la Inspección Educativa o ante la Justicia.

No acepten escritos informales, correos electrónicos, whatsapps o llamadas de teléfono.

Todo esto viene desarrollado por la Ley 39/2015 de procedimiento administrativo común y la Ley 40/2015 de régimen jurídico de las Administraciones públicas.

En tanto en cuanto la obligación venga dada por una instrucción, un protocolo o una recomendación, el uso de mascarilla no puede ser obligatorio. Las obligaciones nacen de la Ley y no de “instrucciones”. En tanto en cuanto se aplique una norma con rango de Ley, esta establece excepciones de muchos tipos, por lo que cualquiera de las excepciones son posibles y no todas ellas dependen de un certificado médico. Por ejemplo, la excepción de “realización de una actividad incompatible con el uso de la mascarilla”, no está determinada por una enfermedad o por ninguna situación clínica, así que tocar la flauta o correr, son excepciones.

Otra excepción de tipo universal es el estado de necesidad. Si una persona necesita respirar sin mascarilla, se encuentra mal con ella o fatigado, podrá quitarse la mascarilla. Las normas no establecen este tipo de situaciones.

La escuela puede impedir la entrada de alumnos y docentes siempre que exista una de dos cosas o las dos:

  1. Una norma amparada por la ley, que obligue el uso de mascarillas y prohiba la entrada de toda persona sin ella (no la hay).
  2. Una resolución firme y formal, dentro de un procedimiento con todas las garantías, donde una autoridad pública de forma expresa y motivada, resuelva la prohibición de entrada de un docente o de un estudiante.
  • No existen estudios ni de la efectividad ni de la seguridad en general. Todos los estudios son de muy baja evidencia y con importantes sesgos metodológicos.
  • Es evidente que los niños necesitan una buena oxigenación para vivir y desarrollarse y también es cierto que los niños tienen una capacidad biológica de adaptación que los permite vivir en condiciones restrictivas de oxígeno.
  • El problema es que no se puede generalizar ni estandarizar sobre el uso de mascarillas ya que el riesgo y beneficio debe ser individualizado y por eso deben ejercerse excepciones basadas en la propia experiencia del afectado y no es estándares pseudocientíficos.
Título

Las mascarillas pueden considerarse una medida de Salud Pública. De otra manera no tienen sentido.

Las medidas de Salud Pública deben estar coordinadas por la Autoridad Sanitaria y deben cumplir con los requisitos que establece la Ley 33/2011 General de Salud Pública.

Toda norma que no cumpla con los requisitos generales de la Ley 33/2011 General de Salud Pública, es nula de pleno derecho.

Por lo tanto, la obligación del uso de mascarillas es absolutamente ilegal, porque ninguna de las normas que imponen el uso de mascarillas obedece a la Ley 33/2011 General de Salud Pública, ni a los Principios Generales del Derecho ni a los principios de ponderación constitucional de racionalidad y proporcionalidad. 

Directamente no les lleven con mascarilla.

El Colegio no les puede obligar a usar mascarilla.

El Colegio podrá tomar una determinación formal y abrir expediente donde tendrá que explicar qué norma pretende imponer y en base a qué ley.

Esa determinación formal debe estar escrita y firmada por una autoridad escolar o sanitaria, debe tener pie de recurso y es el primer paso para solucionar este problema ante la Inspección Educativa o ante la Justicia.

No acepten escritos informales, correos electrónicos, whatsapps o llamadas de teléfono.

Todo esto viene desarrollado por la Ley 39/2015 de procedimiento administrativo común y la Ley 40/2015 de régimen jurídico de las Administraciones públicas.

En tanto en cuanto la obligación venga dada por una instrucción, un protocolo o una recomendación, el uso de mascarilla no puede ser obligatorio. Las obligaciones nacen de la Ley y no de “instrucciones”. En tanto en cuanto se aplique una norma con rango de Ley, esta establece excepciones de muchos tipos, por lo que cualquiera de las excepciones son posibles y no todas ellas dependen de un certificado médico. Por ejemplo, la excepción de “realización de una actividad incompatible con el uso de la mascarilla”, no está determinada por una enfermedad o por ninguna situación clínica, así que tocar la flauta o correr, son excepciones.

Otra excepción de tipo universal es el estado de necesidad. Si una persona necesita respirar sin mascarilla, se encuentra mal con ella o fatigado, podrá quitarse la mascarilla. Las normas no establecen este tipo de situaciones.

La escuela puede impedir la entrada de alumnos y docentes siempre que exista una de dos cosas o las dos:

  1. Una norma amparada por la ley, que obligue el uso de mascarillas y prohiba la entrada de toda persona sin ella (no la hay).
  2. Una resolución firme y formal, dentro de un procedimiento con todas las garantías, donde una autoridad pública de forma expresa y motivada, resuelva la prohibición de entrada de un docente o de un estudiante.
  • No existen estudios ni de la efectividad ni de la seguridad en general. Todos los estudios son de muy baja evidencia y con importantes sesgos metodológicos.
  • Es evidente que los niños necesitan una buena oxigenación para vivir y desarrollarse y también es cierto que los niños tienen una capacidad biológica de adaptación que los permite vivir en condiciones restrictivas de oxígeno.
  • El problema es que no se puede generalizar ni estandarizar sobre el uso de mascarillas ya que el riesgo y beneficio debe ser individualizado y por eso deben ejercerse excepciones basadas en la propia experiencia del afectado y no es estándares pseudocientíficos.